Inteligencias múltiples y su relación con las competencias

“En el mundo actual, globalizado y cambiante hora a hora, las aulas también se enfrentan a su particular revolución”. Como respuesta, Daniel García Reigosa, maestro de Inglés y Primaria en Galicia, nos plantea la utilidad de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner en el aprendizaje por competencias básicas.

Atrás quedan los tiempos de lecciones magistrales donde el profesor impartía su materia sentado en su cómoda silla a un grupo homogéneo que debía adaptarse. Hoy en día las aulas tienen alumnado que es activo, multitarea y nativo digital, que presenta diversas y variadas problemáticas y que exige ser el protagonista real del proceso de enseñanza-aprendizaje. Las Competencias básicas, que inicialmente fueron una recomendación de la Unión Europea, ya son una realidad presente en los currículos educativos y apuestan por la acción, por el saber hacer. En otras palabras, por el cambio educativo hacia la acción.

Alternativas pedagógicas
De este modo, muchos centros escolares y personas docentes están innovando y explorando alternativas pedagógicas con las que responder a esta nueva realidad y que están abriendo una brecha entre el profesorado que es capaz de adaptarse y el que es incapaz o reacio a abrirse a conceptos como Aprendizaje cooperativo, Gamificación, Aprendizaje basado en problemas…
Pero el cambio de paradigma lleva décadas fraguándose. En 1983 el profesor de la Universidad de Harvard Howard Gardner lanzó una revolucionaria teoría psicológica en su obra “Estructuras de la mente: la teoría de las múltiples inteligencias”, que acabó despertando amplias simpatías, pese a la oposición inicial, en la docencia: las Inteligencias Múltiples (IM).

Su propuesta rompía con las teorías del momento, obsesionadas por cuantificar numéricamente la inteligencia con el cociente intelectual, pues afirmaba que la inteligencia humana no es una única capacidad sino un conjunto de inteligencias diferentes, autónomas e independientes. Proponía así una visión pluralista de la mente que reconoce diferentes facetas cognitivas comunes a toda la especie humana pero que difieren en su nivel de desarrollo y en la combinación entre ellas. En otras palabras: todos somos inteligentes a nuestra manera y tenemos diferentes potenciales que se combinan de forma diferente y son susceptibles de ser estimulados. (Leer noticia completa)
¿Podemos ayudarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *