Entender la respuesta a la intervención

La respuesta a la intervención (RTI, por sus siglas en inglés) podría sonar complicada, pero está basada en una idea simple. Al principio del año escolar, la escuela puede que comience a revisar las habilidades de cada uno de los estudiantes en lectura, escritura y matemáticas. Esos chequeos pueden conducir a que se provea enseñanza dirigida, llamada intervenciones, para ayudar a que los estudiantes con dificultades se nivelen. Gran parte del proceso de la RTI incluye supervisar cuidadosamente el progreso del estudiante. De esa manera la escuela puede determinar cuáles son los niños que necesitan más ayuda.

¿Qué es la RTI?
Si usted observa cualquier salón de clases de educación general, es muy probable que vea diferentes estudiantes que están teniendo problemas por razones diversas. Algunos niños podrían tener una dificultad de aprendizaje y de atención que no ha sido diagnosticada.

“El objetivo es que la escuela intervenga y comience a ayudar antes de que alguien se retrase demasiado”.

Otros podrían estar tratando de aprender el inglés como segundo idioma, y algunos estudiantes podrían tener habilidades insuficientes debido a ausencias a clase frecuentes o a una enseñanza inadecuada.

Es difícil para un maestro determinar enseguida cuáles son los estudiantes que tienen dificultades y por qué. La RTI intenta identificar a esos estudiantes lo antes posible y darles el apoyo que necesitan para progresar en la escuela.

La palabra intervención es clave para entender lo que es la RTI. El objetivo de la escuela es intervenir y comenzar a ayudar antes de que alguien se retrase demasiado. La RTI no es un programa específico ni un método de enseñanza. Se trata de un método para medir las habilidades de los estudiantes y usar estos datos para decidir cuáles son los tipos de enseñanza específicas a usar. (Leer noticia completa)

¿Podemos ayudarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *